Masonería en Barcelona

El pasado día 17 de junio, se presentó en acto público la Confederación Internacional de Logias Escocesas. La presentación tuvo lugar en el CMI Ateneo de La Calzada y contó con las intervenciones de Alain Weil (actual Gran Maestre de la CILE), Jordi Sureda (presidente del Consejo Federal) e Yvette Ramón (grado 33). La moderación del encuentro corrió a cargo del Maestro Masón Faustino Zapico.

La conferencia, distribuida en tiempos y estructura entre los tres ponentes, abordó desde la historia de la Francmasonería, pasando por el propio origen y principios fundacionales de la Confederación, hasta la propia leyenda negra de la Masonería, cuya sombra aún nos persigue.

La transición de la Masonería Operativa a la Masonería Especulativa originó, con el paso del tiempo, la creación de órdenes de diversos principios y composición. De manera que, a día de hoy, el espacio masónico global se caracteriza por la pluralidad de logias.

La CILE acoge actualmente en su seno a logias francesas y españolas que no hacen entre sus miembros, distinción de género, etnia, orientación sexual u origen social. Todas ellas, actúan bajo los preceptos de la archiconocida tríada Libertad, Igualdad y Fraternidad, a la que se suma un cuarto: el de la Laicidad.

El objetivo principal de este encuentro fue el de presentar la Confederación Internacional de Logias Escocesas entre la sociedad asturiana. La misión secundaria, fue la de aportar luces sobre las propias sombras de la historia de la Masonería; resolver sin ambages dudas y preguntas de los asistentes y desmitificar a la propia institución masónica en uno y otro sentido. Ni ésta está libre de fallos ni tampoco responde al concepto peyorativo de la imagen forjada, intencionalmente por terceros, en tiempos de la dictadura.

Por tanto, desde la mesa de ponencia se trató de atajar prejuicios y bulos, pero, por otro lado, también se supo reconocer los propios errores de los que somos, sin duda, culpables. Buen ejemplo de este segundo asunto es el silencio de los Masones en la sociedad española a lo largo de los últimos cuarenta años. Un silencio que probablemente no haya hecho más que alentar el mito del secreto masónico.

La Masonería sólo es una organización más dentro del tejido asociativo, con su CIF, estatutos y demás normativa en regla. La diferencia con el resto de asociaciones civiles más conocidas es que no tiene un carácter político, pues no somos ni un partido político ni una fundación. Tampoco religioso, ya que la Masonería no es una religión. Ni exclusivamente social (como pueda ser el caso de UNICEF, ADENA, Ecologistas en Acción, etc) o filosófico (no somos una sociedad literaria o un think tank). No obstante, la Masonería toma alguno de estos elementos, pero se trata, en definitiva, de una sociedad iniciática.

Si tomamos como referencia la RAE, el concepto iniciático hace referencia a aquello perteneciente o relativo a una experiencia decisiva o a la iniciación en un rito, culto, sociedad secreta, etc. Tomemos la palabra rito como lo que es: costumbre o ceremonia, la palabra culto también como lo que es: conjunto de ritos y ceremonias litúrgicas, el concepto de liturgia de la manera que aplica: ritual de ceremonias o actos solemnes no religiosos y la idea de sociedad secreta con la claridad con la que las sociedades pasadas asumían la coexistencia con este tipo de prácticas. Tal es el caso del mundo grecorromano, cuna de nuestra civilización europea, en el que los cultos mistéricos, también llamados Misterios, formaban parte de la vida social de muchos ciudadanos. Los Misterios de la Francmasonería comparte con éstos el componente de que se trata de escuelas cuya participación está reservada a los denominados iniciados, de igual modo que la participación en cualquier otro tipo de organización también está reservada a sus socios o miembros. Asimismo, sus prácticas también eran secretas e igualmente, sus rituales de iniciación eran la vía de acceso para nuevos miembros.

Ahí empieza y termina el componente secreto de la Masonería, por lo demás, la institución es accesible para cualquier profano que desee acercarse a nosotros, aunque sólo sea para informarse. Somos conscientes de la multitud de información que circula por internet, incluidos rituales de diferentes grados y órdenes. Estos últimos pueden ser leídos por cualquiera, pero no comprendidos si dicho componente iniciático está ausente.

Discernir qué fuentes consultar y a qué informaciones dar credibilidad, puede resultar agotador. Por eso acuda a siempre a páginas oficiales de organizaciones masónicas y a publicaciones académicas. Por nuestra parte, ponemos a disposición del lector:

La web de la Confederación https://lacile.com/

Las webs de los dos Orientes que participamos en la jornada: https://www.eltrabayu.es/ https://llumiverdad.com/

Publicaciones Similares

Un comentario

  1. Pude asistir a la conferencia y el proyecto parece prometedor, así como la exposición de los motivos seria.

    Esperemos que una nueva «Obediencia» pueda aportar diversidad en una institución, la Francmasonería, que debe permanecer unida en sus principios, pero dotar a todos sus miembros, y grupos de miembros, trabajar con fraternidad pero en distintas vías y formas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.