Los_misterios_de_Eleusis

Eleusis es una pequeña ciudad griega de 25.000 habitantes a 20 kilómetros de Atenas. Visitamos las ruinas arqueológicas del santuario de Eleusis o santuario de las Grandes Diosas. Los habitantes de esta ciudad la construyeron en el siglo 7 aC para rendir homenaje a la diosa Deméter. Cada año, se organizaban grandes festivales allí en otoño, se llegaba en procesión desde Atenas por un camino sagrado. Los iniciados en los ritos secretos del culto a Deméter tenían que guardar el secreto de lo que habían visto, por eso hablamos de los misterios de Eleusis.

            La historia de Deméter y su hija Perséfone pertenece a la mitología griega. Las pinturas de los jarrones, los bajorrelieves y algunos textos como los Himnos Homéricos escritos entre los siglos 8 y 4 aC nos traen casi 3.000 años después la historia de Deméter, Hades y Perséfone. Los antiguos griegos explicaban el mundo que los rodeaba y sus fenómenos mediante una mitología que representaba las relaciones de poder, conquista y amor entre sus muchos dioses y diosas. La alternancia de estaciones y el ciclo de la planta son parte de esta historia.

            Deméter es una gran diosa, salvada del vientre de Cronos, su padre, por su hermano Zeus que los sacó con sus otros hermanos y hermanas, Poseidón, Hera, Hades y Hestia. Tuvo una aventura con su hermano Zeus. Perséfone es el fruto de este vínculo. El incesto no existe entre los dioses. Demetér es la diosa de la fertilidad y la cosecha. Bajo su autoridad y buena voluntad, la tierra es en todo lugar y en todo momento fértil y ofrece sin interrupción y para la mayor felicidad de los hombres, frutas, flores y cereales. Mantener para los hombres un verano eterno, fructífero y generoso, es la obra encomendada a Deméter por su hermano Zeus, rey del Olimpo.

Eleusis

Primera parte: el secuestro

            Un día, mientras Perséfone recogía flores con sus amigas, Hades, dios del inframundo, la vio, la amó y la secuestró. Zeus aprobó este secuestro y generosamente dio a Perséfone a su hermano. La convirtió en su reina, en lo profundo de la tierra. Tan pronto como llegó, le ofreció una granada para comer, solo un grano. Deméter, para quien su hija lo era todo, buscó durante mucho tiempo al culpable de este secuestro en la superficie de la tierra. Cuando lo descubrió y se enteró de la complicidad de Zeus con el Hades, dejó el Olimpo, la estancia de los dioses, y se convirtió en una anciana mendiga, anciana y sucia, y pidió la hospitalidad entre los hombres. Los de Eleusis dieron la bienvenida a esta pobre mujer porque la hospitalidad entre los antiguos griegos es sagrada: ¡nunca se sabe qué dios puede esconderse detrás del vagabundo que se acerca! Para agradecerles, Deméter se reveló como una diosa ante ellos y les pidió que construyeran un templo para refugiarse y llorar el fallecimiento de su hija. Allí meditó en su venganza contra sus hermanos.

Segunda parte: la venganza de Deméter

            Deméter dejó de cumplir con su deber. Pronto, la Tierra ya no vio ninguna planta crecer, florecer y dar frutos. Los animales tenían hambre, los hombres tenían hambre. Peor aún, los días se hicieron más cortos y fríos, el sol menos presente. Los hombres no entendían nada en este otoño e invierno que fueran cosas nuevas para ellos. Deméter permaneció encerrada en su templo de Eleusis, en su dolor como madre. El clima era como su alma: frío y estéril. Pero Hades no quería devolver a Perséfone a su madre, y Zeus no intervino para obligar a su hermano a hacerlo. Cuando los hombres que morían por falta de comida comenzaron a quejarse de los dioses y sus disputas, Zeus vio vacilar su trono y su autoridad en dificultad. Entonces decidió actuar. Por orden suya, todos los dioses y diosas marcharon a Eleusis para convencer a Deméter de recuperar la fertilidad de la Tierra. Ella no cedió, por lo que es una condición que su hija regrese con ella. Zeus cedió y envió a Hermes, el gran negociador, para convencer a Hades de liberar a Perséfone. Hades aceptó fácilmente porque sabía que Perséfone siempre volvería a él. De hecho, había comido un grano de granada en el Inframundo, y esta comida consumida bajo tierra la obligó a regresar. ¡Esta es la regla del infierno!

La_historia_de_Deméter

Tercera parte: el acuerdo entre las dos partes

            Dado que Perséfone puede regresar a la tierra, pero que debe regresar al inframundo, esto es lo que decidió la diosa. Abriendo de par en par las puertas de su templo de Eleusis, anunció lo siguiente a los hombres:

-«¡Gente de Eleusis, escúchame! Estaba tan infeliz de haber perdido a mi hija, que condené a la naturaleza a morir conmigo. Los días de siembra y cosecha cuando quieras han terminado. A partir de ahora, será diferente. Durante un tercio del año, mi hija residirá en El Inframundo con su esposo Hades, lejos de mí. Estaré triste y aquí en la tierra será invierno. No hay necesidad de sembrar grano, nada crecerá. Cuando mi hija regrese a mí, estaría feliz y será primavera. Podrás sembrar sin miedo, tus campos se reverdecerán. El verano seguirá a la primavera. A medida que pase el tiempo y se acerque la hora de la salida de mi hija, mi alegría desaparecerá y en la tierra, el otoño se establecerá. » Los habitantes de Eleusis están perplejos: ¿cómo van a hacer frente a este invierno, primavera, verano y otoño del que no saben nada? Deméter lo pensó y les explica:

«Durante el invierno, la tierra descansará y tú también. En la primavera, ella estará lista para dar lo que le pidas. En verano y otoño, cosecharás».

Desde ese día, las estaciones se suceden y los años pasan al ritmo de las idas y venidas de Perséfone entre el Inframundo y la superficie de la tierra. A veces es lenta volver a la luz, el invierno se prolonga y los hombres se preocupan. Otras veces, se olvida de unirse al Hades, el otoño es largo y los hombres lo aprovechan. Deméter dividió su tiempo entre el Olimpo y su templo de Eleusis, donde enseñó a los hombres los misterios y secretos de la agricultura: cómo descansa el suelo en invierno, cómo germina el grano cuando está bien enterrado bajo tierra, cómo maduran los frutos bajo los árboles. ¿Son estos los misterios secretos y sagrados de Eleusis?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.